By 90Min
October 05, 2017

Los árbitros de la Segunda División B tienen la ‘fama’ que son unos privilegiados por estar cobrando mucho dinero en una categoría que apenas da ingresos. Hoy vamos a desmentir este bulo.


Al acabar el partido, el club local debe abonar unos 1400 euros por costes arbitrales. De ese dinero, el árbitro principal cobra entre 150-170€ mientras que sus asistentes su cifra todavía disminuye más, concretamente a 80€, casi la mitad. Todo esto sin incluir las dietas (comida, cena, alojamiento..) ni el transporte (taxis, aviones, barcos..), que eso corre a cargo de la federación gracias a la gran parte que se llevan de comisión por cada partido de la categoría.


Image by imoreno


Todos los árbitros deben desplazarse, ya que en esta categoría no está permitido que arbitren a los equipos de su Comunidad Autónoma ni a los equipos que compartan grupo con los de su Comunidad. La dieta principal se basa en el kilometraje: perciben 0,19 € por kilómetro recorrido hasta el campo.


Su mayor motivación es subir a 2ª División, ya que sólo se asciende con el descenso de un compañero de la categoría de plata u otro árbitro que se retire. Lo más curioso de todo es que, dos categorías más arriba, en la élite del fútbol, un árbitro principal puede llegar a ganar hasta 150.000€ por temporada, muy desorbitado comparándolo con la categoría de bronce.

You May Like