By 90Min
October 16, 2017

Adrià Vilanova, hijo de Tito Vilanova, ex entrenador del Barcelona tristemente fallecido hace tres años abandonó la Masía el pasado verano. El central, cansado de no tener oportunidades con el primer equipo decidió probar suerte fuera de la ciudad condal y llegó al Hércules en propiedad junto con Moha, que fue cedido por el Barça B. Al futbolista le ha costado adaptarse a su nuevo equipo pero ayer consiguió debutar con el Hércules. Gustavo Siviero le dio la oportunidad desde el inicio y no pudo tener un mejor debut.

Image by Miguel A. Sánchez


El Hércules está teniendo muchas dudas en el aspecto defensivo. Siviero no estaba sabiendo manejar bien tácticamente al equipo y los atrás les han costado muchos puntos en este inicio de temporada. En el partido de ayer, frente al Peralada, decidió cambiar a Samuel Llorca por Adrià en el once titular. El central se mostró con confianza, sin miedo pese a la presión que arrastra el equipo y su apellido y, en la primera parte, tras el lanzamiento de un córner, peinó un balón para anotar el primer gol del Hércules que empataba el partido.

El gol dio alas al Hércules que consiguió remontar el partido y ponerse por delante en el marcador aunque minutos más tarde el Peralada marcaría el segundo gol. Durante la segunda parte, a punto estuvo de marcar Vilanova otro gol de tiro acrobático pero el disparo fue rechazado por la defensa. Finalmente, con un gol del canterano Tarí, el Hércules pudo remontar el partido y conseguir los tres puntos en el debut del joven central.

Debido a la mala imagen y el mal inicio, pese a la victoria, Siviero no podrá volver a darle oportunidad a Adrià Vilanova porque ha sido destituido. Ahora, el central deberá entrenar duro para poder volver al once aunque el central gustó en el Rico Pérez. Demostró ser un buen central con buena salida de balón jugado y presencia en el juego aéreo. 


You May Like