By 90Min
November 04, 2017

Santi Cazorla lleva más de un año sin poder disputar un partido de fútbol desde que durante el mes de octubre de 2016 tuviera que retirarse lesionado en un encuentro de Champions entre el Arsenal y el Ludogorets por unas molestias en el talón de Aquiles. Tras 8 operaciones y mucha voluntad, ahora el centrocampista comienza a ver la luz al final del túnel.

Lo que nadie sabía hasta ahora es que el calvario de Cazorla con las lesiones tiene su origen mucho antes, concretamente el 10 de septiembre de 2013. En una entrevista en exclusiva al diario Marca, el futbolista ha revelado que jugó con dolor en su tobillo desde que se produjera una fisura en el hueso durante un amistoso con España. En aquel partido se enfrentaron a Chile y Cazorla tuvo que retirarse del terreno de juego por un golpe en el pie que sería el comienzo de sus problemas.

Desde entonces, Cazorla se pasó prácticamente dos años aguantando un dolor insoportable en cada partido. "Las primeras partes las aguantaba un poco mejor, si entraba en calor podía jugar, pero en el descanso, en cuanto me enfriaba un poco, se me saltaban las lágrimas", confesó el jugador.

Mike Hewitt/GettyImages

Hasta que finalmente tuvo que pasar por el quirófano debido a una lesión en el tendón de la zona plantar de ese pie derecho. Sin embargo, el asturiano siguió jugando pese a que la herida no conseguía cerrarse. "Por entonces seguía jugando, me decían que estaba bien. El problema es que no cicatrizaba y las heridas volvían a abrirse, se infectaban...".


Los médicos ingleses no fueron en esos momentos muy positivos con la recuperación del jugador. "Si consigues volver a caminar con tu hijo por el jardín, date por satisfecho, me dijeron", reveló Cazorla.

Fue entonces cuando decidió probar con el doctor Mikel Sánchez, probablemente la mejor decisión que haya tomado en su carrera. Según contó Cazorla al citado medio, el especialista "Vio que tenía una infección tremenda, que me había dañado parte del hueso calcáneo y comido el tendón de Aquiles. Me faltaban 8 centímetros".

Gracias al tratamiento con antibióticos que le recomendó el doctor Sánchez y a la última reconstrucción del tendón, Cazorla está cada día más cerca de regresar a los terrenos de juego. Ahora está en pleno proceso de rehabilitación en la clínica del fisioterapeuta de la Selección española, Juan Carlos Herranz y ya está cerca de volver a sentirse futbolista.

Laurence Griffiths/GettyImages

Mientras tanto, el mediocentro se ha dado cuenta de lo que echa a su familia de menos y de quién se ha preocupado por su calvario. "Ahora me doy cuenta de quién es quién. Casi cada día recibo un mensaje de Iniesta, Silva, Villa... Es como un desahogo de todo lo que he pasado, no ha sido una simple lesión como la gente ha creído. Nadie confiaba en mí pero yo sí, lo sigo haciendo, aunque el dolor me mantiene cauto".

Pese a que no quiere hablar de plazos, Cazorla cree que podría ser un buen 'fichaje' de invierno para el Arsenal. "No tengo ficha hasta enero, pero voy a volver para entonces", deseó el español.

You May Like