By 90Min
November 05, 2017

A lo largo de la historia hemos visto a aficionados que son capaces de hacer cualquier cosa para conocer a sus ídolos, pero quizá el plan de Martín Galli para conocer a Messi supera todo lo que hemos visto hasta ahora.

Martín Galli es un fan de Leo Messi que vivía en Mar de Plata, Argentina, y quería conocer a su ídolo. Este argentino de 27 años logró su propósito de una manera tan sacrificada y planificada que su historia está dando la vuelta al mundo.

El primer obstáculo que debía salvar Martín era la distancia y el pasado mes de julio se instaló en Barcelona: "Soñaba con conocerlo. Siempre lo vi como algo imposible estando en Mar del Plata", comentó Martín en declaraciones recogidas por La Capital de Mar de Plata.


En un primer momento Martín pensó en comprarse una entrada cerca del césped para poder saltar pero descartó esa idea. La fortuna estaba de su parte ya que le salió la oportunidad de trabajar en el Camp Nou como camarero y le asignaron la sala "Avantllotja d'Honor" donde acuden los familiares de los jugadores, directivos y los invitados VIP: "El primer día que fui al campo, salteé los controles de seguridad diciendo que iba a la entrevista, que de hecho era cierto. Pero allí me percaté que el sistema no era muy riguroso y que estando dentro podría encontrar puntos ciegos para conocer a Leo", reconoció Martín.

Juan Manuel Serrano Arce/GettyImages

A partir de ese momento Martín estudió cómo podía llegar hasta Messi. El primer intento de acercarse al jugador fue en el vestuario pero no sucedió como él esperaba. A Martín se le cayó al suelo la bandeja de copas de que llevaba en la mano y al recoger los cristales rotos se cortó.


En el partido frente al Eibar en el mes de septiembre tuvo su segundo acercamiento al astro argentino: "Me quedé helado. No me salió ninguna palabra o gesto del cuerpo. Lo tenía enfrente. ¡Existía! Messi era real", comentó.


A continuación llegó el parón de selecciones, y tras la exhibición de Messi ante Ecuador, Martín decidió escribir una carta contándole cuánto lo admiraba. La carta se la iba a entregar en el partido frente a Las Palmas, pero el partido se jugó a puerta vacía y la carta no llegó a su destinatario.


El día que logró su objetivo sería en el partido frente al Olympiacos. Martín estaba trabajando en la sala VIP y vio a pasar a varios jugadores entre ellos Jordi Alba o Andrés Iniesta, pero no había ni rastro de Messi aunque las cámaras seguían allí esperando. Finalmente Messi apareció y Martín no dudó en ir corriendo hacia él y pedirle un abrazo: "Me dijo que sí y sentí ganas de quedarme a vivir en sus brazos". A continuación le pidió una foto y el jugador también accedió: “Gracias. Vos sos el mejor del mundo, me vas a hacer conocer Rusia y nos vas a sacar campeón del mundo". En ese momento Martín pudo también entregarle su carta y pasar un rato con él.

Image by Estefanía Ramos

Martín se sentía el hombre más feliz del mundo pero sabía que se había saltado las normas y que perdería su trabajo así que se adelantó a los acontecimientos y él mismo acudió a su encargado para dejar el trabajo: "Tomá la ropa, yo ya estoy hecho", le dijo Martín.


Image by Jacobo Frishmann


Aún así, seguro que para Martín todo este esfuerzo ha merecido la pena. Todo sea por conocer a tu ídolo y poder hacerte una foto con él.

You May Like