By 90Min
November 17, 2017

Perú estaba soñando. Los sudamericanos por fin tenían la oportunidad de volver a un Mundial más de 30 años después. El país entero se volcó con ellos. En la tele brillaban anuncios emotivos que incitaban a la gente a apoyar a su selección en el encuentro ante Nueva Zelanda. Los peruanos respondieron y se volcaron con su selección. El Estadio Nacional de Lima estaba a rebosar y todos vibraron con los goles de Farfan y Christian Ramos que clasificaron a la bicolor. Las celebraciones llegaron hasta tal punto que activaron el detector de terremotos.


Farfán abrió el marcador con un derechazo desde dentro del área. El balón salió con una potencia salvaje de sus botas, nada pudo hacer el portero. La potencia del disparo no fue nada comparado con el estallido de un país con la celebración del gol que les acercaba un poco más al Mundial. Los sismógrafos se activaron e incluso creían que podría haber un peligro de terremoto.


Rápidamente, el Twitter de la Sismología de Chile se puso a investigar ante una posible catástrofe nacional y, para sorpresa de los científicos, observaron que no era nada malo lo que podía suceder en Perú sino todo lo contrario. El movimiento sísmico se había detectado en el preciso momento en el que el disparo de Farfán fusilaba la red y Perú se ponía por delante, dando un paso de gigante para clasificarse para el Mundial.

Christian Ramos finiquitó el partido aunque su gol no desató tal locura, pues solo era la confirmación de un sueño que se hacía realidad. El país entero salió la calle, su victoria contra Nueva Zelanda les había dado el derecho a soñar. La bicolor lleva varios años destacando por hacer un gran fútbol, de los mejores de Sudamérica, pero hasta aquella noche no se había visto recompensado. Esta vez sí, estarán presentes en el Mundial y ya amenazan en Rusia con el terremoto peruano. 

You May Like