By 90Min
December 16, 2017

El Real Madrid se impuso por 1-0 a un flojo Gremio que ni siquiera llegó a tirar a portería. Los blancos salieron prevenidos tras el susto de la semifinal y de principio a fin cuajaron un partido muy completo. Les falto eso sí pegada arriba, pero resolvió Cristiano Ronaldo con un golazo de falta que pasó entre la barrera. Con este trofeo, el Madrid acredita su segundo Mundial de Clubes consecutivo y su quinto título en 2017.

Zidane planteó el encuentro con el once que salió a ganar la última Champions. Volvían Carvajal, Ramos y Kroos que se perdieron la semifinal y Bale se quedó en el banquillo a la espera de minutos.

Comenzó el encuentro desde el minuto uno con el Madrid marcando su forma de jugar con el balón y Gremio marcando territorio a través de Geromel, que le endosó un tremendo pisotón a CR7 que incluso le dejó marca en el gemelo.


Enseguida cogió la batuta el conjunto merengue con un tremendo Modric, que completó su mejor partido de la temporada. Parece que el croata vuelve al nivel que nos tenía acostumbrados.

Casemiro se tomó la licencia de realizar una de sus entradas que suele hacer y de las que normalmente se va sin tarjeta. Pero esta vez el colegiado no se la perdonó y durante muchos minutos peligró su presencia en el Clásico.

Pese al buen juego, Gremio logró resistir al descanso con el empate a cero gracias a su presión y a lo bien ordenado que estuvieron. Los blancos iban por buen camino pero les faltaba pegada arriba con un Benzema que se movió bien pero que volvía a desesperar al madridismo por sus pocas ocasiones.


El guión del partido fue el mismo que en el primer tiempo, sólo que Gremio consiguió acercarse en el minuto 51 en una acción en la que reclamaron un posible penalti de Ramos a Ramiro. En esta ocasión el colegiado vio claro que no era y no pidió el VAR.


El destino quiso que tan sólo 2 minutos después los blancos acabaran marcando el gol que les daría la final con un tiro de falta de Cristiano Ronaldo que se coló entre la barrera. El portugués volvió a ser decisivo y además a balón parado.


Después del tanto, la superioridad del Madrid se hizo aún más patente con un rival muy cansado tras un gran trabajo físico. Los blancos pudieron incluso aumentar su ventaja en varias ocasiones con un gol anulado al propio CR7 y un poste de Modric, pero finalmente acabaron con el resultado ajustado, suficiente para conseguir su objetivo y ganar su quinto título de la temporada.


You May Like