By 90Min
January 08, 2018

Georgina Rodríguez ya tiene una vida completamente familiar con Cristiano Ronaldo. La pareja ha ido creciendo a pasos agigantados e incluso comparten una hija en común, Alana, la hermanita de los otros hijos del portugués. Estas navidades las pasaron en Madeira, la ciudad natal del crack del Real Madrid y la oscense pudo conocer el día a día de la infancia de su pareja.


Georgina, agradecida a Cristiano por quererla y haberla introducido en su familia desde el principio, escribió unas palabras para su pareja a través de Instagram. En ellas describía las sensaciones que sintió al haber contemplado la casa en la que creció el luso, la cancha de fútbol en la que jugaba una y otra vez de pequeño…

"Y de pronto, te das cuenta de lo poderoso que puede ser un pensamiento, un sueño, vivir en positivo y con ilusión.

Hace unos días, cuando despedíamos el año y comenzábamos el 2018 en Madeira, me llevaron a conocer la calle donde creció mi amor. Una de esas visitas especiales y que marcan.

Esta foto la tomamos en su antigua casa, donde Cristiano creció.

Recuerdo a mi cuñado Hugo contándome anécdotas y se dibuja una sonrisa en mi cara mientras lo imagino allí, a un Cris de niño pasando horas y horas jugando solo concentrado con su balón, lanzándolo contra la pared, con un pie y con otro. Ese es un lugar especial, se respiraba la ilusión, estaba lleno de sueños, esfuerzo, superación, pensamientos tan fuertes y profundos, que un día dejaron de ser sueños y deseos para convertirse en SU REALIDAD.

Todo lo que nuestro SER proyecta y lucha por conseguir se hace realidad. De ahí la importancia de tener una mente limpia y un alma en paz, siempre siendo positivo. Que nadie nos limite, que nadie nos diga hasta dónde somos capaces de llegar, y si lo hacen debemos ser conscientes de que esos son solo los límites de la persona que habla, no los nuestros.

Fue muy emocionante conocer el lugar donde creció la Leyenda."

You May Like