El defensa Luis Reyes aprovecha sus últimos días de vacaciones para seguir rehabilitándose de la operación de pubalgía que tuvo hace poco y llegar de la mejor forma al América, club al que fue vendido por la directiva de Atlas.

Lo que no cambiará para el “Hueso” es la rivalidad que existe frente al Guadalajara, pues ahora vestido de los colores Azulcremas, tendrá el sentimiento Anti-Chiva más vivo que nunca.

“De por sí con Atlas ya era ("anti-chiva"), ahora es mucho más. Ya estoy en los dos equipos que tienen la rivalidad con Chivas, me toca defender el América y quiero jugar esos clásicos”, expresó.

atlas-v-monterrey-playoffs-torneo-apertura-2017-liga-mx-5b0d0d55347a02072700000a.jpg

El jugador ya tuvo su primer contacto con la directiva de las Águilas y de inmediato le quedó claro que el cambio de aires se da con un solo objetivo, levantar una copa.

“Es un nuevo comienzo, ya quedó a un lado y tengo que ver lo que sigue. Si vas al América y no eres campeón, es fracaso y es algo que voy a buscar”, sentenció.

Luis pasó unos días en la perla tapatía luego de haber reportado a Coapa y tras platicar con Santiago Baños, este martes volará una vez más a Ciudad de México para ultimar detalles personales y emprender la aventura con su nuevo equipo.

¿Quieres saber todos los pronósticos del mundo del fútbol? Haz click aquíy visita Caliente.mx