By 90Min
June 20, 2018

Lo decía todo el mundo, Irán es un cerrojo, y ha así ha sido la selección persa durante todo el partido. Desde el mismo saque inicial el equipo entrenado por Carlos Queiroz puso el autobús en marcha. España ha dominado la primera parte con claridad, sin ver en casi ningún momento el arco de De Gea en peligro, pero incapaz de encontrar el hueco en la defensa rival.

BENJAMIN CREMEL/GettyImages

Irán sabía a lo que jugaba y, sobre todo, sabía cómo hacer sufrir a España; desesperándola, causándole ansiedad, mientras esperaba agazapada en 30 metros del campo, los suyos. Al muro había que añadirle la intencionalidad en la pérdida del tiempo, fuera de lo normal para una primera parte, que ha causado más de un cabreo para los jugadores españoles. Y así transcurrieron los primeros cuarentaicinco minutos, con España bordeando el área persa, pero de manera estéril. Dos ocasiones medianamente claras, en las botas de Silva, tuvo España. La primer en el minuto 30 de semi chilena que se va por arriba, la segunda en el 45, con un disparo de Silva que fue despejado a córner por la defensa de la selección asiática.


SAEED KHAN/GettyImages

En la segunda parte a España se le iluminó la bombilla y comenzó a hilar mejor, a tener más profundidad y a generar más peligro. El primer aviso fue con un disparo de Busquets que tuvo que despejar el portero en el minuto 50. Casi inmediatamente, Irán, por mediación de Ansarifard cazó un balón en el área de España que estrelló en el lateral de la red de De Gea. Pero los muros no son eternos y al final el tiempo los derriban, esta vez, de rebote en el minuto 55 de partido, pero vale. Diego Costa marcó su tercer gol en el Mundial peleando un balón en el área y marcó de rebote en la portería iraní.

ROMAN KRUCHININ/GettyImages

El gol relajó a España y animó a Irán a sumarse al ataque, algo que no había hecho en todo el encuentro, tanto que hasta marcó y tuvo que entrar el VAR para hacer justicia. España continuó dominando y generando peligro, a través de Isco principalmente, que volvió a hacer un gran partido, pero sin la contundencia necesaria para marcar, salvo un córner que casi acaba en gol de Piqué, donde pudo haber mano de un defensor persa. Quién si estuvo a punto fue el iraní Tarem, de cabeza después de rematar un centro desde la banda izquierda.


Al final victoria española. Sufrida, muy sufrida, especialmente en la primera parte donde no había modo de abrir la defensa. La suerte se alió con Costa, pero, por juego, victoria muy merecida para España en un partido tosco, de los que no gusta ver, pero que sirven para ganar el Mundial.

You May Like

HOLE YARDS PAR R1 R2 R3 R4
OUT
HOLE YARDS PAR R1 R2 R3 R4
IN
Eagle (-2)
Birdie (-1)
Bogey (+1)
Double Bogey (+2)