El fútbol nunca deja de sorprendernos y, por mucho que se haya visto ya, siempre aparecerán anécdotas nuevas y curiosas dentro del terreno de juego. Durante el transcurso del España - Irán, los jugadores de la selección española Isco y Piqué, trataron de salvar a un pequeño pájaro que estaba en el césped. Primero fue el central quién intentó ponerlo a salvo aunque se escapó, posteriormente fue Isco quien cogió finalmente al pájaro y lo mandó fuera del terreno de juego. 

Un gesto que no ha pasado desapercibido para PETA (la organización "Personas por el Trato Ético de los Animales"), que ha querido premiar a los dos jugadores con un diploma en reconocimiento por su actuación.

"PETA hace un reconocimiento a estos compasivos jugadores de fútbol por persuadir de forma bondadosa a este pajarito a evitarle una situación peligrosa y alentarlo a volar", dice la directora de PETA, Elisa Allen. "Ningún juego es más importante que la vida de alguien, y esperamos que sus heroicas acciones alentarán a todos a siempre ir en ayuda de los animales que lo necesitan".