La transferencia de Mauro Zárate de Vélez Sarsfield a Boca Juniors es la más resonante del mercado de pases argentino, no sólo por su indiscutible calidad futbolística y su experiencia, sino también por faltar a su palabra y traicionar a todos los hinchas del Fortín.

El delantero había asegurado que en Argentina sólo vestiría la camiseta de la V azulada, y por eso cuando se confirmó su traspaso al Xeneize los hinchas explotaron: quemaron sus camisetas, sacaron los carteles con su presencia y hasta se borraron tatuajes con su nombre.

Sin embargo, y a pesar que el jugador afirmó en una carta que le dolió en el alma dejar el club del que es hincha, Zárate sigue desafiando a los fanáticos del club de Liniers, ya con la casaca de Boca puesta.

En plena pretemporada con el conjunto azul y oro en Estados Unidos, al hombre de 31 años le pidieron un video para saludar a Emiliano, un chico fanático del equipo de la Ribera.

Antes de la grabación, el ex Lazio e Inter le preguntó a la persona que estaba filmando: "¿Es de Vélez?", lanzó, en aparente tono de cargada y riéndose sin ningún tipo de problema.

Una vez que las imágenes se viralizaron, la gente Fortinera encontró un motivo más para seguir insultándolo en las redes sociales.