En el aspecto del fichaje de jugadores, hay que estar hábil dentro del mundo del fútbol. El Barça tiene constancia de ello. Hace pocas décadas, el goleador Gabriel Batistuta pudo haber fichado por los culés. Pero no fue así. Finalmente, aterrizó en en la Fiorentina para disputar la Serie A.

El argentino en su país natal se hizo un nombre como goleador. En especial en el Bocca Juniors. Sus actuaciones le sirvieron para atraer la atención de equipos europeos. Entre ellos el Barça. Pero existían dudas. Por parte del entrenador, Johan Cruyff, y del presidente, José Luis Núñez. Finalmente, decidieron no hacer nada. Porque no querían o porque se les hizo tarde.

gabriele-batistuta-of-fiorentina-5b5715d3347a0228a5000024.jpg

Tras una temporada en Boca, se fue a la Fiorentina. A petición expresa del presidente, Mario Cecchi Gori. Ni siquiera consultó al entrenador ni al director deportivo. Una rápida operación para hacerse con sus servicios. Certificó su fichaje, manteniendo su instinto en el nuevo destino, marcando 203 goles en 330 partidos.