Se terminó un fin de semana muy triste para el fútbol argentino. El partido más importante de la historia no se pudo jugar, volvió a ganar la violencia y ahora resta esperar la resolución de la Conmebol para saber qué ocurrirá.

Darío Cvitanich, que pasó por Boca en el 2011, rompió el silencio y dejó una dura declaración.  "Tendrían que haberla jugado Gremio - Palmeiras. No aprendemos más, es un problema que tenemos todos: periodistas, jugadores, dirigentes políticos. No se salva nadie",  afirmó sobre la final.

"Es lamentable lo que pasó. Creo que a todos nos dio una tristeza grande, impotencia. Como siempre digo, creo que hemos tocado fondo y ya es cansador. La mayoría de los hinchas del fútbol queremos que se pase rápido este partido, independientemente de quién gane. Encima, el mes que viene va a haber otro problema y se olvidará. Todo lo que pasó con el gas pimienta en la cancha de Boca, ya parece que queda en el olvido y esto quedará en el olvido también. Fueron imágenes tristes que nos tocó vivir y somos parte de la historia negra del fútbol", agregó.

boca-jrs-v-fluminense-copa-libertadores-2012-5bfbe92466453a4ffd000001.jpg

Por último, se  refirió a lo que haría con los 90 minutos que quedan del partido. "Habría que llevarlo a otro lado del mundo y a puertas cerradas. Lamentablemente tenemos que aprender de esa manera. Igual, si se juega en Abu Dhabi le vamos a buscar el problema también. Ezeiza va a ser un caos. Siempre no las ingeniamos para arruinar todo", concluyó.