El FC Barcelona ya trabaja sobre el césped para preparar la vuelta a las competiciones en este 2019. Los jugadores ya se han reencontrado tras unos días de vacaciones en la que algunos han aprovechado para estar con la familia y otros para hacer 'diabluras' con sus amigos y tomar el sol. Este último es el caso del chileno Arturo Vidal, al que le hemos visto pasárselo en grande a juzgar por las publicaciones de su Instagram.

Precisamente, Vidal compartió una imagen en su perfil oficial de la red social en la que sale sin camiseta y disfrutando del buen día en la piscina de su casa en Chile y su compañero más bromista del Barça, Gerard Piqué, no quiso desaprovechar la oportunidad para lanzarle un 'zasca' en forma de comentario.

5c2dcf81bc396111ac000002.jpeg

En este sentido, el central catalán se burló de su forma de posar para que se le notasen los abdominales y le aconsejó que no se aguantase la respiración para que las imágenes no queden tan forzadas.

Una broma que no hace daño a nadie y que es el pan de cada día en el vestuario del Barça. Lo que a buen seguro que no le habrá gustado al club ni a Ernesto Valverde es la forma que ha tenido el chileno de celebrar el año nuevo.

Y es que el centrocampista subió un vídeo en su Instagram stories en el que se ve cómo enciende un petardo en el trasero de un amigo suyo. Esto se considera una práctica peligrosa, aunque en este tipo de celebraciones es habitual ver a los jugadores hacer caso omiso de las recomendaciones del club.