By 90Min
February 01, 2019

Cerrado ya el plazo para los fichajes en el mercado de invierno, la plantilla del Valencia ha sufrido cambios de última hora. Como era de esperar y debido al apretado presupuesto con el que se contaba, el conjunto che ha tenido que indagar en el mercado hasta casi su cierre. 

El perfil que se quería era claro, se buscaban refuerzos que conocieran LaLiga, para una adaptación rápida, pero a un precio accesible. No se podía fallar.

La prioridad era un delantero, pero la salida de Vezo al Levante UD, junto a la de hace unas semanas de Jeison Murillo, hicieron que la búsqueda se ampliara también a la de un central.


Rubén Sobrino y Roncaglia los tapados del mercado y la salida de Vezo.

Juan Manuel Serrano Arce/GettyImages

Al final llegaron los refuerzos y no fueron los nombres que estuvieron sonando con fuerza durante todo el mercado invernal. Rubén Sobrino (Alavés) y Facundo Roncaglia (Celta), fueron los elegidos. Cumplen los requisitos que se buscaban desde la secretaria técnica del Valencia. Conocen La Liga, por lo que tendrán a priori una adaptación más fácil al equipo y lo más importante, no desdibujan en gran medida la hoja de ruta económica que se habían marcado en los despachos y que tan apretada era. 

Sonaron muchos nombres, el que había cogido más fuerza era el de Chicharito Hernández, delantero del West Ham, quien cumplía las dos normas. Conocía LaLiga y era económicamente asequible, ya que se buscaba la cesión hasta final de temporada. La negativa del conjunto ingles de su salida como cedido y el alto precio marcado por su traspaso (10-12 millones), hicieron que en la recta final se barajasen otros nombres.

En la mañana del jueves llegaba la sorpresa. Rubén Sobrino pasaba reconocimiento médico en Valencia y era el elegido para reforzar la delantera y tapar el hueco que iba a dejar Batshuayi. El delantero de 26 años llega a Mestalla por un precio que ronda los 5 millones de euros y firma hasta 2022. Sobrino que esta temporada suma 3 goles en liga, no estaba teniendo todos los minutos que quería en el conjunto vitoriano.


Al mismo tiempo y cubriendo rápidamente la salida de Rubén Vezo, cuarto central del equipo por detrás de hombres como Garay, Paulista y Diakhaby, llegaba Facundo Roncaglia. El experimentado central argentino llegaba cedido sin opción de compra hasta final de temporada desde el Celta. Roncaglia no estaba disfrutando tampoco de una titularidad asegurada en el club de Vigo donde el jugador de 31 años contaba con 13 partidos en lo que va de temporada.

Quality Sport Images/GettyImages


Gonzalo Guedes y Kang In.


No han llegado en el mercado invernal pero dos de las mejores incorporaciones para la plantilla del Valencia C.F. para la segunda parte del campeonato estaban en la plantilla. Por un lado Gonzalo Guedes, el portugués que cerro su traspaso este verano después de un primer año cedido, esta en la recta final de su recuperación y es sin duda una de las esperanzas del conjunto che. Con un arranque de liga complicado debido a la atípica pretemporada que realizó en el PSG, donde fue apartado, el jugador luso no empezó con la mejor forma física y eso para un jugador que más allá de su clase indiscutible, vive de su velocidad y desborde, es un condicionante para rendir al nivel esperado. Si a todo esto unimos las molestias que ha arrastrado debido a la pubalgia y que han limitado al extremo izquierdo son razones por las que Guedes no ha estado pero se le espera en la recta final.


El otro "fichaje" es el de Kan In. El joven jugador de tan solo 17 años (cumplirá 18 el próximo 19 de febrero), ha tenido una irrupción de jugador top. Ya dejó pinceladas en pretemporada de que está podía ser la temporada de subir al primer equipo. El canterano aprovechando las bajas y entrando poco a poco en partidos de Copa del Rey ha ido ganando protagonismo en las convocatorias de Marcelino. Haciendo gala de un descaro impropio de un jugador de su edad y que aun no esta asentado en la primera plantilla, Kang In ha demostrado carácter y clase a partes iguales. El pasado partido de copa contra el Getafe, donde fue clave con dos grandes pases, primero a Santi Mina y después a Gameiro parece ser la gota que a colmado el vaso para que llegue de forma oficial al primer equipo.


Batshuayi y el final de la historia.


Era el último fleco que le quedaba al Valencia en este mercado invernal. La salida de Batshuayi, aunque cantada, se estaba alargando demasiado. El Chelsea se negaba a cederlo de nuevo y parecía que solo aceptaba un traspaso. Con el tiempo apretando el jugador elegía el Tottenham pero el Chelsea se negaba y finalmente el Crystal Palace se lleva la cesión del delantero belga.


You May Like