By 90Min
February 11, 2019

A lo largo de los años hemos visto cómo futbolistas talentosos se perdían por el camino, mientras que muchos otros lograron alcanzar la gloria gracias a que tuvieron a su lado a un buen mentor que supo guiarles y logró sacarles todo su potencial.


Un buen entrenador no es sólo aquel que gana la batalla táctica sobre el terreno de juego sino el que también logra crear un vínculo con sus pupilos y forma parte de sus éxitos.


A continuación seis mentores que enseñaron a algunos de los mejores jugadores del mundo.


Pep Guardiola y Lionel Messi

LLUIS GENE/GettyImages

Pep Guardiola fue tan buen aprendiz como maestro. Durante su etapa como jugador aprendió sus mejores enseñanzas de Johan Cruyff y cuando dio el salto a los banquillos se convirtió en un maestro tan bueno como el propio holandés.


En el año 2008, con una corta experiencia en los banquillos, Guardiola se hizo cargo del primer equipo del FC Barcelona y formó un superequipo alrededor de una estrella, Leo Messi. El crack argentino ya había demostrado que era un jugador fuera de lo común pero de la mano de Guardiola dio un salto que le convirtió en leyenda de este deporte. 


Con el técnico español, Messi ganó su primer Balón de Oro y se convirtió en el futbolista que es hoy en día. De hecho, el argentino ya ha manifestado en más de una ocasión su deseo de volver a trabajar con Guardiola.


Mauricio Pochettino y Harry Kane

Catherine Ivill - AMA/GettyImages

Harry Redknapp, Andre Villas-Boas y Tim Sherwood supieron ver el potencial de Harry Kane y siempre confiaron en él, pero no fue hasta la llegada de Mauricio Pochettino al Tottenham cuando el delantero inglés comenzó a hacerse un hueco entre los mejores delanteros del mundo.


Desde la primera temporada que estuvieron juntos, Kane se convirtió en un depredador del área, anotando 21 goles en 34 partidos. El mismo jugador manifestó que esa destreza de cara a gol la había mejorado gracias a los métodos de entrenamiento de Pochettino.


Harry Kane es uno de los mejores delanteros del panorama mundial y en ocho temporadas ya ha superado los 150 goles con el Tottenham, lo que le sitúa en la órbita de los grandes clubes europeos. No obstante, ambos desean seguir trabajando juntos y a día de hoy es difícil imaginarse un Tottenham sin ellos.


Sir Alex Ferguson y Cristiano Ronaldo

ANDREW YATES/GettyImages

Por muchos años que pase, Sir Alex Ferguson y Cristiano Ronaldo crearon un vínculo tan fuerte que ni la distancia ni el paso del tiempo han sido capaces de romper. En el año 2003 un jovencísimo Cristiano aterrizaba en Old Trafford por petición expresa del técnico escocés.


El portugués necesitaba un maestro que le ayudara a dominar su furia y encontró algo más que eso. Ferguson supo ver desde el primer momento el talento que tenía el jugador luso y le ayudó a canalizar su frustración sobre el terreno de juego para que la rabia se convirtiera en un aliado y le ayudase a mejorar sus habilidades.


Cristiano tiene una larga y exitosa carrera a sus espaldas, pero incluso cuando dejó el Manchester United siempre tuvo muy presente al que fuera su entrenador y gran amigo.


Jurgen Klopp y Robert Lewandowski

Dean Mouhtaropoulos/GettyImages

En el año 2010, Jurgen Klopp se trajo a un joven delantero llamado Robert Lewandowski que militaba en el Lech Pozna de Polonia al Borussia Dortmund, y por aquel entonces pocos podían imaginar en lo que se iba a convertir aquel futbolista.


Su primera temporada en el Signal Iduna Park no fue muy alentadora con tan sólo 9 goles anotados, pero Klopp siguió apostando por el delantero polaco y esa confianza fue recompensada a la temporada siguiente. Lewandowski se destapó con 30 goles que fueron decisivos para que el Dortmund lograra el doblete


En 2014 el delantero polaco puso rumbo al Bayern de Munich tras haber superado la cifra de 100 goles con la camiseta del Dortmund, mientras que al año siguiente Klopp puso rumbo a Liverpool.


Diego Simeone y Antoine Griezmann

TF-Images/GettyImages

El pasado verano Antoine Griezmann estuvo tentado por el FC Barcelona pero el delantero francés decidió continuar en el Atlético de Madrid y una de las grandes razones que le empujó a seguir en el Wanda fue Diego Simeone.


Desde que llegó al Atlético en 2014, Griezmann tuvo que luchar desde el primer minuto para ganarse la confianza de Simeone y en poco tiempo todo fueron halagos hacia él por parte de su entrenador.


Bajo la batuta del técnico argentino, Griezmann acumula grandes éxitos tanto individuales como colectivos, se ha convertido en uno de los mejores jugadores del mundo y es la gran estrella de este Atleti que atraviesa una de las mejores etapas de su historia.


Harry Redknapp y Gareth Bale

Shaun Botterill/GettyImages

Gareth Bale comenzó su trayectoria en el Tottenham jugando como lateral izquierdo y en esa primera temporada los Spurs sólo lograron 11 victorias en la Premier. Al año siguiente llegó Harry Redknapp al banquillo y las cosas comenzaron a cambiar.


El técnico inglés supo ver el talento innato de Bale y sólo hacía falta ponerle en el sitio adecuado para que sus habilidades comenzaran a brillar. Con Redknapp, Bale empezó a jugar como extremo y se asentó definitivamente en esa posición en la que pudo explotar todas sus virtudes. Su partido ante el Inter en la temporada 2010/2011 siempre será recordado por los tres goles que anotó, a pesar de que el Tottenham perdió el partido (4-3).

A partir de entonces, Bale empezó poco a poco a situarse en el mapa de estrellas del fútbol y los entrenadores que tuvo a continuación siguieron los pasos de Redknapp y utilizaron a Bale en posiciones ofensivas, desde interior hasta mediapunta, pero no volvió al lateral izquierdo.


Este artículo está patrocinado por Alita, próximamente en los cines. Mira el trailer a continuación:

You May Like