Le van a caer unos cuantos palos a Sergio Ramos por el resultado de ayer. El capitán del Real Madrid, sancionado por forzar la amarilla en el encuentro de ida, acudió al Bernabéu para presenciar el partido en uno de los palcos del estadio, personalizado para la ocasión con su logo (SR4), pero no se dedicó únicamente a animar a sus compañeros, sino que, además, estuvo siendo grabado para un documental autobiográfico.

Durante el encuentro de ida en Ámsterdam, con 1-2 en el marcador, Sergio Ramos forzó la amarilla pensando ya en el encuentro de cuartos de final. La UEFA ha acabado sancionando al central con dos encuentros, pero independientemente de ello, Ramos se iba a perder el encuentro de ayer sí o sí por acumulación de tarjetas.

No se sabe si Ramos tenía también en mente la grabación del documental mientras forzaba la amarilla. Aunque el hecho de grabar el documental durante el partido no gustará a más de uno, lo cierto es que Ramos si se mostró implicado con sus compañeros y con el encuentro.

5c7f88ef1f78200d62000001.jpeg

Según Marca, el capitán bajó antes del pitido inicial al vestuario para animar a sus compañeros y también pidió el apoyo a la aficiónmadridista antes del encuentro, promoviendo una quedada en la Plaza de los Sagrados Corazones. Además, también pasó el resto del día concentrado con sus compañeros en Valdebebas para hacer piña.