Ricardo Centurión parece ser un caso perdido. Tras los escándalos que lo llevaron a ser separado del plantel profesional,  el 10 de  Racing volvió a ser protagonista de una nueva polémica.

Durante el feriado de carnaval, el jugador estuvo presente en el boliche Bayside. Lo acusaron de haber amagado a arrancar su coche cuando dos personas estaban frente a él y se supieron detalles de su noche de excesos.

Centurión habría gastado 18.000 pesos en alcohol durante la noche, según distintos testigos que se encontraban en el boliche. Este es un caso más de tantos escándalos que vivió durante su carrera y lamentablemente ya no puede sorprender a nadie.

Durante el último tiempo, Centurión fue noticia por intentar sobornar a un policía tras manejar borracho, por pelearse en boliches, fue denunciado por violencia de género por su ex novia y se tomó fotos manipulando armas.

Si bien está claro que es un jugador con un talento increíble, los problemas extrafutbolísticos limitaron su gran carrera. Sus salidas nocturnas, sus excesos con el alcohol y sus conflictos pudieron más que sus goles, sus lujos y sus gambetas. Su futuro ahora es una incógnita y la única realidad es que alguien debería ayudarlo: lo necesita y mucho.