El Real Madrid se ha visto inmerso en la que probablemente sea la peor semana en sus 127 años de historia. Fue tan solo un día antes del cumpleaños del club blanco cuando se consumaba el final de una temporada desastrosa tras caer en los octavos de final de la Champions League nueve años después.

Eliminados de la Copa del Rey tras una contundente derrota ante el FC Barcelona en el Santiago Bernabéu, a doce puntos del club blaugrana en La Liga después de caer en casa a los tres días de la derrota copera y fuera de la Champions, su competición fetiche, tras una remontada soberbia del Ajax. La última vez que el Real Madrid se quedó sin objetivos a estas alturas de la temporada su presidente, Florentino Pérez, dimitió y ahora que el dirigente está de vuelta es uno de los principales señalados.

Los medios de comunicación y los aficionados, lejos de buscar soluciones, se han empeñado en señalar a los culpables y el presidente blanco es uno de los más repetidos después de no hacer ningún fichaje de renombre y garantías tras la salida de Cristiano Ronaldo el pasado verano. El entrenador, Santiago Solari, que llegó tras la destitución de Lopetegui, es otro de los focos en los que se han centrado las culpas por su gestión del equipo y su trato con algunos jugadores clave de la plantilla como Marcelo e Isco.

Los propios futbolistas, los protagonistas en cada partido sobre el terreno de juego, también están señalados. Han tenido que ser ellos mismos los que han salido a defender su propia imagen y mostrar su malestar por lo sucedido sobre todo en la última semana. Lucas Vázquez y Luka Modric han sido los dos más destacados, que pese a no rendir a su mejor nivel han sido dos de los únicos en intentar levantar al equipo.

El español y el croata han dejado sus comentarios en Twitter acompañándolos con fotografías del último encuentro ante el Ajax de Amsterdam, donde el mediocentro lo dio todo pero no pudo hacer nada y el extremo se retiró lesionado. Ambos coinciden al afirmar que es su peor semana como futbolistas pero se encomiendan al futuro para corregir sus errores y resurgir.