Pablo Migliore tuvo una carrera como futbolista que tuvo de todo. Se dio el lujo de jugar en tres de los cinco grandes del fútbol argentino (BocaRacing y San Lorenzo), pero también estuvo lleno de polémicas.

Estuvo preso, tuvo muchas peleas y siempre se caracterizó por tener una fuerte personalidad. Tras retirarse del fútbol, tomó la decisión de comenzar a boxear y el arranque fue más que esperanzador.

Migliore se subió por primera vez al ring como profesional. Fue con victoria por nocaut en el primer round ante Diego "el Macho" Merlo. En las tribunas estuvo el Chiqui Tapia, con el que formó una gran relación de amistad cuando jugó en Barracas Central.

Cabe destacar que la FAB (Federación Argentina de Boxeo) no le otorgó la licencia profesional, pero sí lo hizo la WPC (World Pugilism Commision). Esto le permitió pelear y demostrar todo su talento en este deporte.

"Estoy muy feliz, agradecido a mi familia y a mi equipo que me apoyaron en esto. Lo disfruto mucho. Ahora espero obtener la licencia de la FAB", declaró tras la pelea. Dicen que los arqueros están locos y que no hay que meterse con ellos. Pablo Migliore lo demostró en el ring y seguro se le viene una gran carrera.