En el encuentro de LaLiga entre el Valladolid y Real Madrid, el local convirtió un gol al minuto 14 y el árbitro decidió corroborar con el VAR si este se encontraba en fuera de juego o no. Cuando el partido frena, las cámaras enfocaron a la sala en la que se encuentran los asistentes y esta se vio vacía.

Lo que llamó la atención fue que el árbitro parecía estar teniendo un diálogo por el audífono y finalmente tomó la decisión que le recomendaron: anular la acción. Rápidamente la afición del Valladolid y todos los 'antimadridistas' salieron a atacar al sistema de arbitraje, argumentando que el reglamento siempre juega a favor de los merengues.

La realidad es que lo más probable es que haya habido un error de cámaras: puede ser que hayan filmado otra sala de VAR que no sea la que estaba en uso, o que hayan utilizado una toma anterior de la misma sala, de cuando esta estaba vacía.

Para alivianar las polémicas hay que reconocerle al árbitro que la jugada estuvo bien anulada. El futbolista del Valladolid estaba en posición adelantada y por eso estuvo bien que no se contabilice el gol. Probablemente el día de mañana algún representante del cuerpo de árbitros, o algún encargado de la transmisión declarará para aclarar la situación.