By 90Min
March 11, 2019

Hoy ha saltado la noticia. Todos los medios la han traído. Todo el madridismo ha sonreído. Zinedine Zidane volverá al Real Madrid. Pese a que Florentino pensó en el sargento Mourinho para reconducir la situación, finalmente ha apostado por el diálogo. Un estilo de conducta mucho más adecuado a los tiempos modernos. La directiva blanca, se ha decantado por Zinedine Zidane para reconducir el barco vikingo. 


El francés, que se fue el pasado verano alegando que necesitaba tiempo y descanso, vuelve a una plantilla que dejó huérfana. Porque nadie los ha defendido como él y nadie les ha sacado el partido que sacaron con él.


Muchos conoceréis aquella historia/parábola del hijo pródigo. El hijo que se marchaba a gastarse toda su herencia en fiestas y jolgorios, pero luego volvía y su padre le recibía con los brazos abiertos. En el Real Madrid sucederá algo parecido pero al revés. Esta vez es el padre el que se marchó. Se marchó y con él dejó un sentimiento de desolación y lamento. Un sentimiento que no pudo ser feliz con el toque de Lopetegui ni con él… lo que sea que tenga Solari, pues muchos todavía tratan de averiguarlo.

Denis Doyle/GettyImages


La marcha de Zidane supuso un duro golpe para todo el madridismo. El Bernabéu se descontroló. Su equipo dejado de gustar y las crisis internas terminaron por hacer explotar un vestuario que hervía. Ahora Zidane, el psicólogo, afamado por su gestión de vestuario, debe apagar todos los fuegos encendidos en el Bernabéu. Debe ser el psicólogo que trate la rebeldía de Isco, la inadaptación de Bale, la ansiedad de Marcelo y la depresión del madridismo. Trastornos que Zizou sabe y debe sanar.

La llegada de Zidane gusta y mucho a la plantilla. Probablemente sea su opción preferida, incluso por encima de Solari, por mucho que se empeñen en negarlo en zona mixta. Los jugadores puede que le muestren su dolor por haberlos dejado abandonados, pero saben de lo que es capaz el que en su día fue jugador estrella del Real Madrid. Zidane llega con su sueño de Benzema liderando el ataque y con la idea de reconstruir el vestuario para mejorarlo la próxima campaña. Su apuesta de plantilla y la llegada en el momento idóneo para preparar la de la próxima temporada. Porque esta temporada ya parece insalvable.

FRANCK FIFE/GettyImages


La apuesta parece que es a resultado fijo. Esta temporada no hay nada que perder y, debido a su historia, nadie va a juzgarle ni por juego ni por resultados. Cualquier mejora, cuando parece que no puede haber empeora, será recibida con esperanza y alegría. Terminar la temporada con terapia de grupo para volver a explotar la temporada que viene. Tratamiento Zidane para plantillas. Psicoanálisis, refuerzo y motivación. 

You May Like

HOLE YARDS PAR R1 R2 R3 R4
OUT
HOLE YARDS PAR R1 R2 R3 R4
IN
Eagle (-2)
Birdie (-1)
Bogey (+1)
Double Bogey (+2)