El Atlético de Madrid se vio totalmente superado por una Juventus de Turín que desde el minuto uno salió a por el partido y la remontada ante su afición, y consiguió su objetivo. Cristiano Ronaldo lideró a los suyos haciendo los tres goles que dieron el pase al conjunto italiano en un partido soberbio de los de Massimiliano Allegri. Los colchoneros tuvieron que defenderse con uñas y dientes durante los 90 minutos más el descuento pero un penalti de José María Giménez en el minuto 86 permitió a los bianconeros dar la vuelta al 2-0 de Madrid.

Lo bueno

Evidentemente el protagonista del encuentro fue Cristiano Ronaldo que, con un hat-trick, volvió a ser el de las grandes noches, la bestia negra del Atlético de Madrid, el líder de una Juventus de Turín que le fichó para eso, para ganar la Champions League. El luso igualó hizo el primero ganando en el salto y por la espalda a Juanfrán, siendo el que más salta frente a la defensa colchonera en el segundo y engañando a Jan Oblak en el penalti definitivo.

fbl-eur-c1-juventus-atletico-5c88349488cb1b26dd000001.jpg

Lo feo

Para los rojiblancos lo más feo fue sin duda alguna la eliminación. Desde la imparcialidad nos quedamos con las acciones más negativas del encuentro representadas en los encontronazos de Chiellini con Álvaro Morata y Ángel Correa. También el codazo de Bernardeschi, que estaba siendo el mejor de la Juventus si exceptuamos al astro portugués, que le costó la amarilla al impactar en la cara de Santiago Arias.

fbl-eur-c1-juventus-atletico-5c8834ba9a185a0929000001.jpg


Lo malo

La imagen del Atlético, que pasó por encima de la todopoderosa Juventus de Turín en el Wanda Metropolitano y no pudo hacer nada frente a los italianos a domicilio. Desde el inicio el conjunto local encajonó a los colchoneros a base de control del balón, entradas por las bandas y centros al área. Los del Cholo tuvieron alguna ocasión pero ninguna para generar peligro pues la precipitación al intentar los contragolpes les llevaba a cometer fallo tras fallo, no en vano terminaron con cero tiros a puerta.