El Liverpool estaba tranquilo con su victoria pero un gol en contra de Matip le dio vida al Bayern Múnich, que necesita ganar si quiere pasar a cuartos de final.