Mané metio el tercero para el Liverpool, consagrándose como figura del encuentro.

De esta manera, el Liverpool vuelve a clasificarse a cuartos de final y se para como firme candidato para conseguir el título.