By 90Min
March 27, 2019

El sábado 16 de marzo de 2019, la Asociación del Fútbol Argentino marcó un hito en materia de igualdad de género. Después de 90 años de que se profesionalizará el fútbol masculino, en tiempos de feminismo y el movimiento "MeToo", se presentó la Liga Profesional de Fútbol Femenino que tuvo como abanderada para su consecución a muchas mujeres valientes; entre ellas, a Macarena Sánchez Jeanney

"Hemos asumido un compromiso y lo vamos a llevar adelante. Ojalá que el próximo torneo sea el puntapié inicial para seguir creciendo, no solamente en lo profesional sino en lo deportivo", había expresado Claudio Tapia, Presidente de la AFA.


También se comunicó que el sueldo básico de cada futbolista será equivalente al contrato que percibe un jugador de la Primera C y el compromiso de construir un centro de alto rendimiento para el desarrollo de la actividad femenina. Pero todo comenzó 27 años atrás en una ciudad del interior de la República Argentina. 


Un 28 de diciembre de 1991 nacía en la provincia de Santa Fe “Maca”. Desde pequeña se sintió identificada con la pelota, impulsada al ver a su padre jugar con sus amigos los fines de semana, sin importarle el 'status quo' reinante en el ambiente del fútbol. Con 20 años dejó su tierra natal para perseguir su sueño. Llegó a Buenos Aires de la mano de UAI Urquiza y desde entonces gritó cuatro veces campeón, además de estudiar Trabajo Social en la Universidad de Buenos Aires (UBA). 

View this post on Instagram

No hay tormenta que me pueda derribar.

A post shared by Maca Sanchez Jeanney (@macasanchezj) on

Días previos a comenzar la pretemporada 2019, la jugadora recibió una llamada de su club en la que le notificaban que prescindían de sus servicios. El entrenador del equipo, Germán Portanova, justificó su decisión por motivos futbolísticos, sin dar otra explicación coherente, para alguien que había contribuido a la época más gloriosa de la institución. Nunca firmó un contrato profesional y lo único que recibía a cambio eran unos viáticos en concepto de remuneración.

"Ninguna tiene contrato y ninguna es reconocida como trabajadora. Te echan en cualquier momento sin indemnización y sin nada", explicó Sánchez a los medios de prensa, a sabiendas que hasta hace poco era un disciplina amateur, donde los clubes del país no reconocían la actividad laboral de sus jugadoras. 


Por eso, Maca decidió tomar cartas en el asunto y un 18 de enero del año entrante demandó a su club y a la Asociación del Fútbol Argentino (AFA) para que la reconozcan como “trabajadora”.

Image by santiago waisman

"No es fácil ser la primera mujer que le inicia una acción legal a la Asociación del Fútbol Argentino", indicó Sánchez. "Es una mochila bastante grande que me tenía que poner. Sabía que iba a tener mucha repercusión. Sabía que me iba a encontrar con mucha gente que por ahí no me apoyaba. Pero bueno, en la balanza gano más el objetivo colectivo. Y gano más el querer ver en un futuro que muchas chicas puedan disfrutar de ser trabajadoras. Sueño con eso", alzó su voz no a título personal, sino como estandarte de todo el colectivo femenino que quiere desarrollar una carrera profesional en el deporte más popular de la Argentina.


De la misma manera que recibió innumerables muestras de apoyo, la joven también sufrió el ataque beligerante de algunos energúmenos que no soportan la igualdad de género en pleno siglo XXI.  

No le importaron las amenazas, insultos y agravios cuando el objetivo es de todas: que el fútbol femenino sea profesional y que las mujeres tengan condiciones dignas, básicas y elementales para poder vivir de lo que hacen, de jugar a la pelota.

Que pedazo de gol hiciste Macarena. 


You May Like

HOLE YARDS PAR R1 R2 R3 R4
OUT
HOLE YARDS PAR R1 R2 R3 R4
IN
Eagle (-2)
Birdie (-1)
Bogey (+1)
Double Bogey (+2)