By 90Min
June 18, 2019

Esta serie de artículos en los que hemos repasado a algunos de aquellos equipos que marcaron una época nos ha llevado a analizar a FC BarcelonaReal Madrid y AC Milan, equipos todos ellos que se han mantenido siempre en la cumbre del fútbol europeo. Sin embargo, hoy cruzamos el Canal de la Mancha para hablar del Nottingham Forest, protagonista de una de las mayores gestas de la historia del fútbol continental.

Getty Images/GettyImages


Nos adentramos en la historia del único club del mundo que tiene más Copas de Europa que campeonatos de liga, el único equipo que ha ganado la máxima competición del fútbol europeo y después ha caído hasta la tercera división. Un modesto club del centro de Reino Unido que asombró al planeta  durante tres años para desinflarse al mismo ritmo que la carrera del gran artífice de la gesta, Brian Clough.


El técnico inglés ya había conseguido una gesta casi tan grande como la que logró en Nottingham unos años antes con el Derby County. Clough tomó las riendas del equipo en segunda división, ascendió, levantó el trofeo de la liga inglesa y alcanzó las semifinales de la Copa de Europa en 1972. Después fichó por el Leeds United, donde tan solo duró 44 días al frente del banquillo y, tras un tiempo de descanso, fichó por el Nottingham Forest con el objetivo de repetir y superar lo conseguido con los 'carneros'.

Getty Images/GettyImages


El 6 de enero de 1975 Brian Clough llega a City Ground para sacar del pozo de la segunda división a un equipo que descendió el mismo año que él se coronó con el Derby. Lo primero que hace nada más llegar es firmar a JohnO'Hare y John McGovern, dos futbolistas que le acompañaron en el Derby y el Leeds, y posteriormente a Peter Taylor, su mano derecha en el banquillo, su mejor complemento.


Taylor era el que conocía a los futbolistas y sabía más de táctica, pero Clough era un comunicador nato capaz de sacar lo mejor de cada uno de sus hombres. Un técnico con un carisma especial, por decirlo suavemente, calificado como excéntrico en ocasiones, arrogante siempre y transparente como el agua. Suyas son frases como: "Si discutiera con un jugador, nos sentaríamos juntos unos veinte minutos, hablaríamos del asunto y al final decidiríamos que yo tengo razón", lo que deja clara su posición ante su plantilla, o "Dicen que Roma no se levantó en un día. Pero yo no estaba a cargo de esa tarea".


Image by Adrián Marcos


El Nottingham asciende como tercero en 1977 y llegan futbolistas como el portero Peter Shilton, el central Kenny Burns, que jugaba como delantero en Birmingham, o el centrocampista Archie Gemmill. Ellos se sumaron a los Anderson, Barret, Robertson... una plantilla integrada completamente por jugadores británicos, ingleses y escoceses en su mayoría.

Todos, con Clough y Taylor al volante, conforman un equipo sólido, defensivo y muy físico que a veces dejaba destellos creativos en ataque, pero el esfuerzo colectivo fue siempre su mejor característica. El técnico de Middlesbrough utilizaba conceptos muy simple que todos sus jugadores comprendían y plasmaban sobre el campo, y quizá ese fue el secreto pues normalmente lo difícil es hacer lo más sencillo.


Getty Images/GettyImages


Un 0-4 ante el Manchester United en Old Trafford en el mes de diciembre fue la confirmación del Nottingham Forest como serio candidato al título, que en los últimos años había estado monopolizado por el Liverpool, que también había ganado las dos últimas Copas de Europa. Los pupilos de Clough desbancaron del trono a los 'reds' y conquistaron la única liga de su historia y la Copa de la Liga en ese 1978.


El título inglés les permitió disputar la Copa de Europa al año siguiente y en la primera ronda, los dieciseisavos de final, se vieron las caras con un Liverpool al que tenían tomada la medida y derrotaron por 0-2 en Anfield para después empatar a cero en casa. Después fue el AEK de Atenas dirigido por Puskas quien cayó y en cuartos de final el Grasshoppers suizo. En semifinales el Colonia de un joven Bernd Schuster fue la cuarta víctima tras empatar a tres en casa y vencer por un gol en Alemania.



La final en el Olímpico de Múnich les enfrentaba al Malmö sueco y los ingleses se impusieron con un solitario gol de Trevor Francis. El delantero británico había sido el capricho de Clough que hizo fichar por un millón de libras, convirtiéndose en el primer futbolista en alcanzar ese precio, y había estado lesionado la temporada. Cuenta la historia que Francis se volvió tiempo antes hacia un periodista que e criticó y le dijo: "Voy a debutar en Múnich, voy a marcar y vamos a ganar". Y así fue.

Getty Images/GettyImages


Esa misma temporada establecieron también un récord que ha llegado hasta nuestros días al completar 42 encuentros ligueros consecutivos sin conocer la derrota entre noviembre del 77 y diciembre del 78. El Real Madrid estuvo cerca de superarle hace un par de temporadas y le Juventus lo consiguió hace muy poco.

Al año siguiente volvieron a la Copa de Europa como vigentes campeones y revalidaron el título ante el Hamburgo. En el equipo alemán jugaban dos reconocidos nombres como Kevin Keegan o Felix Magath, pero el Nottingham volvió a hacer gala de su poderío defensivo para ganar de nuevo por un gol a cero en el Santiago Bernabéu.


[youtube:https://youtu.be/g1zJXghYshw]

Tras caer en la Copa Intercontinental ante Nacional de Uruguay el equipo fue en declive, desmantelándose poco a poco hasta quedar tan solo Brian Clough, que dirigió 11 cursos más al equipo. En 1982 Peter Taylor dejó el equipo y fue el final de una era, y su muerte en 1990 fue la que llevó a Clough a dejar los banquillos, aquejado ya de sus problemas derivados del alcoholismo que terminó con su carrera. Y el Nottingham Forest se convirtió en leyenda, como su técnico, que justificó su frase ya mítica: "No digo yo que fuera el mejor entrenador del mundo. Pero siempre estuve en el Top-1".

You May Like

HOLE YARDS PAR R1 R2 R3 R4
OUT
HOLE YARDS PAR R1 R2 R3 R4
IN
Eagle (-2)
Birdie (-1)
Bogey (+1)
Double Bogey (+2)