La selección mexicana de fútbol tuvo que sufrir para avanzar a las semifinales de la Copa Oro y tras empatar a un gol luego de 120 minutos, los penales finalmente definieron al ganador del encuentro. Con drama incluido, México logró derrotar a Costa Rica en una noche redonda para Guillermo Ochoa.

Image placeholder title

Lo bueno 

El partido. Catalogado por muchos como el mejor partido en lo que va de la temporada de selecciones nacionales este verano, mexicanos y ticos entregaron todo para dar un encuentro atractivo con muchas llegadas de peligro y casi 40 remates entre ambos equipos, además de unos intensos tiempos extra, donde finalmente ninguno logró la ansiada anotación de la victoria. 

Francisco Guillermo Ochoa. Una vez más la destacada actuación del veterano arquero mexicano hace la diferencia en un partido cerrado, ya sea contra Brasil en 2014, Portugal en 2017, Alemania en 2018 o Costa Rica en 2019, Memo está ahí para intervenir en los momentos importantes. Hoy salvó un gol cantado casi al final del encuentro y detuvo el penal definitivo, Ochoa se volvió a poner la camiseta de héroe y metió a México a semifinales.

Image placeholder title

Lo malo

mexico-v-costa-rica-quarterfinals-2019-concacaf-gold-cup-5d187d663ee312b804000001.jpg

Los errores y la falta de contundencia del Tri. México llegó a este encuentro con el papel de amplio favorito, no sólo por la calidad de sus futbolistas, sino también por la forma en la que Costa Rica avanzó a esta fase, pero pese a ello, la selección no fue capaz de imponer su superioridad en el partido ni en el marcador y terminó sufriendo de más en la tanda de penales, esto también en gran medida gracias al buen partido realizado por la selección de Gustavo Matosas. 

Image placeholder title

Lo feo

El arbitraje. Comenzando por el inexistente penal marcado por el árbitro John Pitti, el cual terminó por darle a la selección de Costa Rica el empate, la marcación fue claramente incorrecta y México terminó siendo perjudicado por una decisión arbitral que sin lugar a dudas fue equivocada, ya que el contacto del 'Chaka' con Joel Campbell no era para marcar falta, y en todo caso de ser marcada, fue fuera del área.

No dar ley de la ventaja en ocaciones claras de gol y no tener el mismo criterio para marcar dos jugadas iguales fueron otros de los errores arbitrales. Para la suerte del señor Pitti, los dirigidos por el 'Tata' Martino lograron imponerse al final.