By 90Min
August 24, 2019

El fútbol es deporte más seguido alrededor del mundo y, por consiguiente, el que mueve un mayor número de personas cada año a lo largo y ancho del planeta. Existen cientos de estadios y decenas de ciudades que todo futbolero debería visitar al menos una vez en la vida porque cada una tiene su historia diferente. Sin embargo, como las visitas a los campos no son gratis y los viajes tampoco, son muchas las que se quedan fuera y podrían estar en este artículo, pero hoy tan solo nos quedamos con estas siete.

Londres

La capital de la tierra donde nació el fútbol tenía que ser la primera entre todas ellas, la ciudad que, sin duda alguna, todo amante del fútbol tiene que visitar al menos una vez en la vida. Es imposible explicar en un solo artículo la estrecha relación que tiene Londres con este deporte porque son 15 los equipos de la ciudad que han participado en la primera división del fútbol inglés al menos durante una temporada.

Image by Adrián Marcos

Las calles no huelen a césped recién cortado pero bien podría porque prácticamente en cada barrio hay un estadio con años y años de historia unidos a un equipo. Las diferentes aficiones se entremezclan, para bien o para mal, en el metro, en los bares, en las casas... y los derbis entre los equipos son siempre citas en los calendarios por su fragor y su indudable atractivo para seguidores tradicionales y esporádicos aficionados que pasan unos días en la ciudad.

La rivalidad entre Tottenham y Arsenal en el norte, el atractivo clásico del Fulham y su Craven Cottage, el dinero del Chelsea y los enfrentamientos entre West Ham United y Milwall que bien valen para una película. Cada barrio, con su gente, y cada gente, con su equipo allá donde los suyos vayan. Y entre todos ellos Wembley, la casa del fútbol, la sede de los grandes partidos en la patria del fútbol y en numerosas competiciones continentales. Londres es la ciudad del fútbol por excelencia y quien diga lo contrario miente.

Image by Adrián Marcos

Buenos Aires


Si Londres respira fútbol a este lado del Atlántico, al otro es la capital Argentina quien atrae todas las miradas con sus coloridos y siempre abarrotados estadios. El cortés clasicismo inglés, muchas veces enturbiado por sus 'hooligans', dista demasiado de la enfervorecida pasión argentina que enamora a cualquiera que visita sus canchas. Las hinchadas engalanan sus casas para recibir a sus jugadores, a quienes alientan y critican a partes iguales en un juego que nadie disfruta y siente tanto como ellos.

Image by Adrián Marcos


El Monumental de River y La Bombonera de Boca, los dos mayores centros neurálgicos del fútbol en Buenos Aires están separados por 16 kilómetros y entre ellos encontramos mil y una rivalidades. Muchos menos, 600 metros exactamente, distan entre el estadio de Independiente y de Racing de Avellaneda que cada año viven varios derbis en los que el suelo tiembla cuando las hinchadas saltan sobre sus gradas. Y además en Boedo San Lorenzo, en el Estadio Diego Armando Maradona Argentinos Juniors, y Huracán, Vélez, Ferrocarril, entre otros muchos.

Image by Adrián Marcos

Río de Janeiro


De Argentina a Brasil para aterrizar en otra de las capitales del fútbol, la casa de la 'Canarinha' pentacampeona del Mundo. Botafogo, Flamengo, Fluminense y Vasco da Gama son la cuna de algunos de los mejores jugadores de todos los tiempos salidos del país que vive el fútbol en cada una de sus esquinas. Maracaná es el mayor símbolo del fútbol en la ciudad, pero es que en cada una de sus calles, campos y playas hay gente chutando un balón.

Image by Adrián Marcos

Madrid

Regresamos a Europa, a España, a la capital del deporte rey en la que entre todos sus equipos destacan dos de los más grandes del mundo. El Real Madrid es el equipo más laureado de todos los tiempos con el honor de ser el 'Mejor Club del Siglo XX' y contar 13 Champions League, la única competición que se les resiste a sus vecinos del Atlético de Madrid. Desde el Santaigo Bernabéu hasta el Wanda Metropolitano las calles se pintan de blanco y rojiblanco, o del color que sirva en la ocasión, como pudo verse en las últimas finales de la Copa Libertadores y la Copa de Europa.

Image by Adrián Marcos


Milán

El Internazionale y el AC Milan se reparten a los aficionados de la ciudad italiana en una de esas situaciones tan típicas en el país mediterráneo, la de ver a dos equipos compartiendo estadio y una rivalidad insuperable. Los 'rossoneros', por historia, son el club más grande de la ciudad, pero los 'neroazzurros' les ganan terreno año a año. Lástima que el Giuseppe Meazza o San Siro, dependiendo de quién juegue, uno de los estadios más míticos del fútbol mundial, vaya a ser derruido, menguando el atractivo futbolístico de la ciudad.

Image by Adrián Marcos


Belgrado

Lejos de la fama actual de los grandes clubes europeos, la capital de Serbia alberga uno de los enfrentamientos más calientes de toda Europa. El Estrella Roja, campeón de Europa en varias ocasiones y uno de los equipos más temidos en su momento, y el Partizan mantienen una lucha constante por hacer de su feudo un fortín y vestir la ciudad con sus colores. Una ciudad para vivir el fútbol con la máxima intensidad, y el más alto riesgo.



Liverpool y Manchester

Terminamos donde empezamos, en Inglaterra, y me permito el lujo de incluir dos porque por su cercanía podrían visitarse en un solo día y disfrutar de dos ciudades donde el mundo del fútbol se hace notar. A los lados del río Mersey encontramos Goodison Park, la casa del Everton, y Anfield, el feudo 'red' del Liverpool, uno de los estadios más atractivos y simbólicos del fútbol mundial, sobre todo cuando su afición entona el 'You'll never walk alone'. En Manchester el 'Teatro delos Sueños' de Old Trafford sigue ganando por goleada al Etihad Stadium, aunque sobre el césped la moneda suela caer a favor de los 'citizens' últimamente.


Fuera quedan otras muchas como Barcelona, Moscú, Turín o Ciudad de México, pero esas y muchas otras las veremos otro día con todas sus historias.

You May Like