By 90Min
September 01, 2019

Por la quinta fecha de la Superliga 2019/20River y Boca empataron 0 a 0 en el primero de los tres superclásicos que se jugarán en el próximo mes y medio. El equipo de Marcelo Gallardo fue el dominador del partido con los de Alfaro preparados para la contra, pero ninguno tuvo chances certeras para llevarse el resultado.


Hubo puntos altos en los dos equipos: por parte del local, Lucas Martínez Quarta completó un muy buen desempeño con acciones defensivas y ofensivas muy positivas, y con una plena confianza en sí mismo. Otro de los que creció muchísimo en su rendimiento es Nicolás De la Cruz, quien fue el conductor de todos los ataques de los de Núñez. Encarador y desequilibrante.


Esteban Andrada brindó seguridad y sacó todo lo que le llegó, Iván Marcone completó un gran segundo tiempo y Alexis Mac Allister se mostró participativo dentro del poco juego que tuvo el "Xeneize".


A continuación, repasamos lo bueno, lo malo y lo feo que dejó el encuentro en la cancha de River:


LO BUENO


Superclásico a cancha llena y en paz. El Estadio Monumental Antonio Vespucio Liberti lució con 70.000 personas, con un colorido espectacular y con el folklore habitual hacia el clásico rival pero sin disturbios ni violencia tanto dentro como fuera de la cancha, algo que debería ser normal pero teniendo en cuenta los últimos antecedentes hay que tomarlo como un logro. Que se repita en los dos partidos que se vienen, por favor.


LO MALO


La falta de gol por parte de ambos equipos. Para el público neutral, el Superclásico que disputaron River y Boca careció de emociones: si bien los dos tuvieron alguna chance de marcar para romper el cero, el partido estuvo lejos de ser vibrante, atractivo y de ida y vuelta, como todo el fanático futbolero espera. ¿Se habrán guardado todo de cara a la semifinal de la Copa Libertadores de América, que los cruzará en octubre? Esperemos...


LO FEO 


El mezquino planteo del Boca de Gustavo Alfaro. Desde que comenzó el partido se notó a las claras lo que fue a buscar el "Xeneize" al Monumental: jugar de contragolpe y a la espera de alguna acción milagrosa para llevarse los tres puntos. No se condice para nada con la historia del club azul y oro. Los delanteros Jan Carlos Hurtado y Franco Soldano estuvieron prácticamente abandonados y sin poder hacerse del balón para lastimar a Franco Armani. Seguramente, sus fanáticos estarán decepcionados con la idea del DT, más allá de que en el resultado no se sacaron ventajas.


 

You May Like