By 90Min
September 16, 2019

El Barcelona consiguió el sábado una contundente (5-2) victoria ante un Valencia que llegaba en estado de shock al Camp Nou, con la dimisión de Marcelino muy caliente y con un Celades que apenas había tenido dos días para preparar seguramente el partido más difícil de cualquier equipo junto al que les enfrenta al Real Madrid y el Atlético fuera de casa.

PAU BARRENA/GettyImages

En ataque está claro que los culés no están teniendo problemas en este principio de temporada. A excepción de la derrota ante el Athletic (1-0), los culés han marcado 12 goles en tres partidos, sin Messi, y ya se han estrenado como goleadores jugadores como De Jong, Ansu Fati, Griezmann o Luis Suárez.

No obstante, parece indicado decir que el Barcelona sigue teniendo muchos problemas en defensa. Y digo sigue porque el problema viene de largo. En lo que llevamos de liga, los azulgrana han concedido ya siete goles en sólo cuatro partidos, casi una media de dos por encuentro y que les haría acabar la temporada con 67 goles en contra.


Juan Manuel Serrano Arce/GettyImages

Parece difícil que un equipo como el Barcelona acabe con tantos goles y no creo que pase, pero más allá de los números están las sensaciones. Un equipo que se estira tanto en ataque, con laterales largos como Alba y Semedo, sufre a la hora de volver y eso lo está pagando. Desde hace un año largo el equipo concede muchas más ocasiones de gol que en otras temporadas, sobre todo fuera de casa.


Vuelvo a los números. En Bilbao, concedió 11 remates al Athletic hasta que Aduriz encontró premio. En Pamplona, fueron ¡¡15!! los remates de Osasuna, que empató gracias a un penalti infantil de Piqué. Un Piqué que a pesar de llevar un año muy bueno, con errores como este simboliza en cierto modo el caos que a veces se genera en la defensa azulgrana.


Emilio Andreoli/GettyImages

Un caos que inevitablemente nos hace regresar a ese fatídico córner de Anfield, en el que no se sabe en qué estaban pensando los zagueros blaugranas y que fue muy caro, pues costó una final de la Champions League. Este año parecía que llegaría De Ligt y que estos problemas podrían empezar a solventarse, pero la perla holandesa ha elegido la Juventus y el Barcelona, salvo con Junior Firpo, no ha reforzado una zaga que sin duda tendría a bien contar con algún relevo más de garantías en una temporada que se avecina larga.


En definitiva, la debilidad defensiva del Barcelona existe y es un problema que los de Valverde deben solucionar si quieren aspirar a todo. No pueden seguir concediendo tantas ocasiones a los rivales y tienen que conceder menos goles. Plantilla tienen, sólo tienen que empezar a ajustarlo.


¡No te olvides de seguirnos también en nuestra cuenta de Instagram, 90min_es, y nuestra cuenta de Twitter, @90minespanol!

You May Like