By 90Min
September 19, 2019

Este miércoles se realizó la gran final de la primera edición de la Leagues Cup, torneo en conjunto entre la Liga MX y la MLS con cuatro equipos por bando, donde los mexicanos se impusieron pues Cruz Azul y Tigres se midieron por el trofeo, el cual terminó en manos de los cementeros al vencer 2-1 con goles del peruano Yoshimar Yotún y el uruguayo Jonathan Rodríguez, mientras por los felinos descontó el argentino Guido Pizarro.


¡No te olvides de seguirnos también en nuestra cuenta de Instagram, 90min_es, y nuestra cuenta de Twitter, @90minespanol!



Sin más preámbulos, aquí está lo bueno, malo y feo del compromiso:




LO BUENO


Levantón anímico para La Máquina. No importa si los medios, especialistas o fanáticos del fútbol mencionan que es un trofeo sin importancia, para la institución es un gran levantón para poder dar un extra en lo que resta de la liga del Torneo Apertura 2019, sobre todo si muestran una actitud como la de esta noche en Las Vegas, ya que dominaron gran parte del partido, se fueron al frente desde el principio, todas las líneas actuaron bien desde la defensa hasta la delantera, notándose ya desde ahora la motivación que les ha brindado el timonel charrúa Robert Dante Siboldi.


Jonathan Rodríguez. No cabe duda que varios de la plantilla cementera dejaron el alma en el terreno de juego pero quien tuvo mejor actuación fue El Cabecita, quien no se cansó de intentar jugadas individuales y abriendo los espacios para el resto, al final todo ese esfuerzo se vio recompensado con su gol, donde dejó atrás a la defensa y se quitó a Nahuel Guzmán para asegurar aún más el campeonato.



La categoría de Yotún. Si algo debía hacer el cuadro de La Noria una vez marcada la pena máxima, era anotarla si o si para tomar confianza, así que el inca se armó de valor para tomar la redonda y colocarla lo más lejos posible del alcance del guardameta, con lo cual, ayudó a que el equipo se levantara más al verse cerca de la gloria.





LO MALO

Unos felinos inoperantes y sin brillo a nivel internacional. Una vez más quedó demostrado que los de la UANL le dan poca importancia a los torneos internacionales, ya que decidieron aplicar su tan conocido contragolpe para poder derrotar a los cruzazulinos, sin embargo, la magia del francés André-Pierre Gignac no apareció, al mismo tiempo tampoco crearon mucho peligro entre el argentino Lucas Zelarayán, Javier Aquino y el colombiano Luis Quiñones, además por una misma situación pasó el chileno Eduardo Vargas cuando entró de cambio, exigiendo muy poco al cancerbero José de Jesús Corona.


El tiempo perdido tras la expulsión de Nahuel. Ya sin el arquero en el campo, todavía se tuvo que alargar otros tres o cuatro minutos el duelo sólo para que le prestaran otra playera a Guido Pizarro, quien tomó los guantes, ya una vez que se cambió, El Gato Ortiz silbó para dar paso a la celebración cementera.



Falta de tarjetas. En la primera parte hubo un conato de bronca que involucró al brasileño Rafael Carioca, Orbelín Pineda, Rodríguez, Hugo Ayala, entre otros más y al final, a pesar de haber revisado las imágenes en el VAR, el colegiado amonestó nada más a Chuy Corona por reclamar, a Carioca y a Rodríguez, faltando otros más por sancionar.



Fantasmas por poco aparecen. Cuando Cruz Azul se sentía más que seguro de levantar la Leagues Cup, apareció justo en el minuto 89 El Conde para descontar el marcador y hacer temblar a la afición, cuerpo técnico y futbolistas celestes, ya que su talón de Aquiles últimamente han sido los minutos finales donde es empatado o remontado.





LO FEO


Siguen sin ponerle un alto a Gignac. Apenas en el primer tiempo, Dedé reclamó varias situaciones al silbante Marco Ortiz y a pesar de sus protestas no lo sancionó, lo más impresionante fue un pisotón en el tobillo que le aplicó al chileno Igor Lichnovsky, la cual ni siquiera fue revisada en el VAR, motivo por el cual cada vez es más creíble que sufre de ciertos privilegios en el balompié azteca.



Expulsión del Patón. Si no fuera por el mundialista en Rusia 2018 quizá la pizarra hubiera tenido otros números porque al final supo anticiparse a varias jugadas y anteriormente atajó otras opciones, sin embargo, como es costumbre con él, perdió la cabeza y al ver el partido perdido decidió darle un codazo al español Edgar Méndez, lo cual tuvo que ser revisado en el VAR y apenas sí pudieron encontrar una imagen donde se ve la acción, después de eso le mostraron el cartoncillo rojo al 90+8.



La contusión de Diego Reyes y el pésimo protocolo. Con la lesión de Carlos Salcedo, El Zancudo apareció como titular en el duelo, pero lamentablemente recibió un cabezazo del argentino Milton Caraglio en un tiro de esquina, por lo cual cayó desplomado. Al ser retirado, decidió volver al campo, pero después salió de cambio al no sentirse bien y hasta más de diez minutos después lo subieron a la ambulancia para llevarlo a revisión, algo muy mal pues debieron retirarlo desde el primer instante sin dejarlo volver al juego. La buena noticia es que ya fue evaluado y al parecer todo está bien.





You May Like