By 90Min
September 22, 2019

La situación en Can Barça no es la que los culés esperaban a estas alturas de curso después de haber completado uno de sus mejores mercados de fichajes de los últimos años. El equipo no termina de entrar en el ritmo idóneo de competición y eso se ve claramente en la irregularidad de sus encuentros. Los azulgranas aún no conocen la victoria a domicilio, dos derrotas y dos empates en cuatro encuentros fuera de casa que le dejan tocados en LaLiga.

Aitor Alcalde/GettyImages


Un mal momento el que atraviesan cada vez que se alejan del Camp Nou que algunos achacan a la falta de intensidad y otros a malos planteamientos de los encuentros. Sin embargo, todos coinciden a la hora de señalar al banquillo para encontrar al mismo culpable: Ernesto Valverde. El técnico blaugrana vive continuamente en la cuerda floja, dependiendo de que sus futbolistas sean capaces de salvar las peores situaciones, y son muchos los que piden ya su dimisión.


El cacereño ha cumplido ya sus dos primeras temporadas en la Ciudad Condal y su historial en cuanto a títulos no está nada mal. El problema es que en el FC Barcelona no ganar siempre es fracasar y ante la imposibilidad de renovar a todo el equipo, el que lo dirige es el que paga. Es él mismo quien debería darse cuenta de que ya ha hecho todo lo que podía a los mandos de un equipo como el que entrena y echarse a un lado, dejar sitio al siguiente.

JORGE GUERRERO/GettyImages


La posición del técnico es muy exigente en los equipos como el culé, en los que cualquier grano de arena se convierte en montaña y en el que la presión por la entidad, los medios y la afición es constante. En cualquier otro equipo esto quedaría en una pequeña crisis fruto del regreso de las vacaciones y la multitud de bajas importantes, pero en Barcelona no es lo mismo. Ernesto Valverde debería dimitir ante la falta de alternativas que está ofreciendo como líder del banquillo si no quiere que sea la directiva quien termine echándole con una afición en contra.

You May Like