By 90Min
September 27, 2019

Si bien es cierto que a Tomás Boy no le siguieron los buenos resultados, pese a haber dado buenos chispazos ante Morelia y Pachuca, queda claro el error de echarlo antes del Clásico Nacional ante América, pues los jugadores ya estaban adaptados a un esquema y en tan sólo unos días tendrán que adecuarse a lo que proponga Luis Fernando Tena, teniendo en cuenta que en estos momentos los de Coapa tampoco andan muy bien gracias a la empatitis sufrida y no tienen a todas sus figuras.



La realidad es que el Rebaño Sagrado no venía jugando tan mal ya que El Jefe había encontrado un once inicial desde su partido ante Cruz Azul, donde salvó el empate, ya después se llevó el Clásico Tapatío dominando a Atlas; lamentablemente más adelante, una mano y la gran actuación en el arco de Sebastián Sosa lo hicieron caer frente a Monarcas; y finalmente, contra Pachuca, errores de Antonio Briseño, Gilberto Sepúlveda, Javier López y Raúl Gudiño, sin olvidar la nula efectividad para finiquitar de Alan Pulido, Alexis Vega e Isaác Brizuela, acabó por desplomar el proyecto.

No obstante, no se puede proteger en demasía al exanalista de ESPN, pues los números que manejaba no eran tan alentadores, pues llevaba tres triunfos, dos empates y cinco descalabros en el campeonato, con lo cual el Guadalajara es el penúltimo en la tabla de cocientes y el lugar 15 de la tabla general, recordando también que al inicio de su proceso en el Clausura 2019, que fueron cuatro compromisos, únicamente venció a León y el resto los perdió, pero aún así decidieron darle el voto de confianza.



Se debe reconocer que el timonel mexicano quedó mucho a deber, se equivocó a la hora de hacer cambios durante los partidos y quizá en algunos planteamientos, sin embargo, los máximos culpables fueron los futbolistas, a quienes se les debería de empezar a castigar por su bajo nivel de juego y ojalá El Flaco no tenga miedo de quitarle la titularidad a las supuestas ‘estrellas’ como Pulido, quien cobra mucho pero desde aquel título del 2017 ya no pesa tanto, y se anime a darle oportunidad a canteranos que sienten la playera y tienen ganas de trascender como César Huerta, José González o Sebastián Martínez, que podrían ser solución al frente.

Por ahora muchos pueden estar contentos con la salida del ídolo de Tigres, pues era más fácil echarle toda la culpa a él y no al equipo, otros están indignados por cortar otro proceso y lo mismo sucederá con Tena, tendrá sus admiradores y sus detractores, pero el trabajo será lo que hable por él, pues de antemano ya conocía los riesgos de tomar las riendas, poder salir quemado o convertirse en un héroe, además de quebrar su relación con los altos mandos como Amaury Vergara, presidente, y Mariano Varela, director deportivo, que también son grandes culpables de la situación actual.



Ahora a esperar qué pasará en las siguientes ocho jornadas para ver si Guadalajara alcanza a lograr el milagro de meterse en la Liguilla o seguir cosechando más temporadas sin poder clasificar y conformarse con el pensamiento de salvar el descenso, que quizá no tiene tan preocupados a los directivos y futbolistas después de ver la situación de los Tiburones Rojos del Veracruz, que son su colchón, pero deben empezar a levantar porque no siempre sucederá lo mismo, ya que Bravos de Juárez y Atlético San Luis no andan tan mal, pero por ahora sólo queda mandarle la mejor vibra al Flaco, darle las gracias a Boy y esperar mejores tiempos para el Equipo Más Mexicano.


¡No te olvides de seguirnos también en nuestra cuenta de Instagram, 90min_es, y nuestra cuenta de Twitter, @90minespanol!

You May Like