By 90Min
September 29, 2019

El conflicto entre los dos máximos organismos que rigen el fútbol español vuelve a resurgir después de unos meses de silencio en torno al video-arbitraje. En esta ocasión todo deriva de una jugada del partido entre el Athletic Club y el Valencia del pasado viernes. El colegiado concedió gol en una jugada ajustada y el VAR ratificó su decisión poco después.


El problema surge tras reanudarse el juego, cuando la televisión emitió la repetición de la jugada con los grafismos que determinaban la posición de ambos jugadores. La Real Federación Española de Fútbol acusa entonces a La Liga y a la empresa encargada de la producción y realización del encuentro de mostrar unas imágenes que no fueron enviadas desde la sala.

CESAR MANSO/GettyImages


“Aún en el supuesto que el proveedor tecnológico del VAR no hubiera facilitado en tiempo o forma las imágenes o las mismas no hubieran sido solicitadas por el realizador, sea cual sea la situación, resulta inapropiado el comportamiento del productor/realizador del partido y resulta contrario a las reglas más básicas de la competición insertar supuestas imágenes del VAR sin serlo y para más despropósito, manipulando las imágenes pudiendo cuestionar públicamente la decisión del árbitro”, reza el comunicado publicado por la propia RFEF en su web.

Para apoyar sus argumentos, la institución ha facilitado la imagen real e la sala de video-arbitraje y la mostrada en la retransmisión. “La RFEF manifiesta que los responsables de la retransmisión del partido han traspasado una línea roja de modo intolerable y deberán responder por ello ante los organismos competentes por su acción ilegal y si fuese el caso, delictiva”, señala la nota de prensa.


La RFEF advierte que ha trasladado lo sucedido a los organismos pertinentes y que están “convencidos de que estas irresponsables acciones podrian conllevar sanciones graves”. Un comportamiento que señalan como un intento por “desacreditar la fiabilidad de la tecnología VAR” y por ello la denuncia será inmediata para evitar que se les culpe a ellos de esa “mezquina actuación”.

You May Like