By 90Min
September 29, 2019

River le ganó a Gimnasia en el Bosque y ya se enfoca en lo que será primera semifinal de la Copa Libertadores ante Boca. Este martes en el Monumental se pondrá en marcha una serie durísima y llena de condimentos en la que no se vislumbra ningún amplio favorito.

El 0 a 0 de principios de septiembre por la Superliga bien puede ser un punto de partida para intentar analizar el choque que se viene. Alfaro decidió en ese partido negarle el circuito de pases a River, replegarse y salir de contra a expensas de cederle la iniciativa y la pelota al rival. Le salió bien, consiguió lo que fue a buscar en parte por la eficacia de su planteo y en parte por la mala puntería del local, que dispuso de algunas ocasiones claras.

Amilcar Orfali/GettyImages


Gallardo no le encontró la vuelta a esa postura y no por una falta de voluntad o iniciativa de sus jugadores, sino de precisión y creatividad. La movilidad en la mitad de la cancha es determinante para romper con ese tipo de barreras, así como también la participación de los laterales para llegar por sorpresa o generar superioridad numérica al sumarse a la mitad de la cancha.

La intensidad que caracteriza al equipo del Muñeco no puede faltar. Acompañado de más de 60.000 hinchas, River debe someter a su rival, presionarlo e incomodarlo como lo hizo tantas otras veces en la Copa. Si a eso le suma eficacia en el área, el combo será letal.

Decisiva también sera una buena marca en la pelota parada, una materia en la que River no saca las mejores calificaciones y en la que Boca se ha convertido en un experto. La primera defensa en este sentido será no cometer foules de mitad de cancha para atrás. La segunda, la intensidad y concentración que se apliquen al momento de marcar.

Tampoco podrá descuidarse en los contraataques, otra especialidad de la visita. Boca se hace fuerte cuando encuentra espacios y tiene jugadores rápidos para explotarlos. Si juega Villa o Salvio, la espalda de Montiel será un lugar a prestar especial atención.

You May Like