Ayer, el Real Madrid jugó su partido aplazado contra el Leganés. Los madridistas visitaron Butarque con ganas de revancha por la eliminación copera y queriendo seguir con su racha positiva. Desde la victoria contra el PSG, el ambiente en la plantilla ha cambiado, los jugadores vuelves a confiar en sí mismos y están mucho más felices. Tal vez por esto podemos ver gestos como el que tuvo ayer Isco con una aficionada en Butarque.

El Real Madrid acababa de salir a calentar. Isco ya se sabía titular, de nuevo había recuperado su puesto en el once. Mientras calentaba junto a sus compañeros vio a una niña con una pancarta de papel en la que confesaba que el madrileño era su ídolo. Isco supo recompensar a su fan y rápidamente se quitó la sudadera para regalársela. La niña no cabía en sí de la emoción y se puso a chillar con cara de estar visiblemente emocionada.

5a8fcbfbda7e233615000003.jpg

Con un gesto tan sencillo, Isco hizo una acción que la beneficiaria no olvidará nunca. Y es que, como dijo Francesco Totti, tener detalles con algún pequeño aficionado es algo que el futbolista olvidará pronto pero que esa personita recordará durante toda su vida, pues la gran mayoría de niños tienen a los futbolistas en un pedestal.