El fútbol femenino está avanzando. Las mujeres están llegando con paso firme, se han propuesto ser importantes en esto del balompié y terminar con todo tipo de prejuicios de género. Esto lleva a situaciones que hace unos años serían impensables y que hace que muchos se emociones. Como por ejemplo, que tu hija llegue a jugar con el equipo de tu corazón y al estadio al que acudes cada fin de semana.


Esto le ha pasado al padre de Maite Garde, la futbolista de Osasuna que va a jugar en El Sadar y que le regaló su camiseta a su padre por su cumpleaños. Él cayó presa de la emoción.

Maite Garde, intuyendo la reacción de su padre, osasunista de corazón, decidió grabar el momento en el que le ofrecía dicho tesoro. El padre la abrió y sonrió cuando vio que era la camiseta de los pamplonicas. Cuando le dio la vuelta y descubrió el nombre de su hija con el dorsal 5 no pudo contenerse y rompió a llorar. La camiseta que tanta ilusión le estaba haciendo le sirvió para secar sus lágrimas. Lágrimas de un padre orgulloso y emocionado. Su hija cumple un sueño que, muy probablemente, también era el suyo.

El partido se disputó el fin de semana y más de diez mil personas acudieron a El Sadar para apoyar a las chicas en su lucha por el ascenso a la Liga Iberdrola. Allí estuvo el padre de Maite, con su camiseta, apoyándola sin descanso. Las rojillas le ganaron por 2 goles a 1 al Eibar.