By 90Min
July 01, 2019

La capitana de la selección estadounidense está siendo una de las grandes protagonistas en el Mundial de Francia tanto por sus actuaciones dentro del terreno como por sus declaraciones fuera del mismo.


En este Mundial femenino de las reivindicaciones el nombre de Megan Rapinoe suena con mayor fuerza que nunca. Quizá los que no sigan el fútbol femenino hayan oído hablar vagamente o ni siquiera eso de la capitana de Estados Unidos, pero Rapinoe no es ninguna figura emergente de hoy, a sus 33 años es una veterana consagrada y toda una referencia dentro y fuera de la selección de su país.


En este mundial, la jugadora del Seattle Reign lidera la tabla de goleadoras con cinco tantos, junto a Alex Morgan y Ellen White, y ha llevado a su equipo a una nueva semifinal. Pero más allá de su calidad dentro del terreno de juego y de su pelo color lila que no está pasando desapercibido, Rapinoe es una activista que lucha contra el sexismo y la homofobia.

LIONEL BONAVENTURE/GettyImages

En el año 2012, la capitana de la selección estadounidense declaró que era homosexual y nunca ha dejado de levantar la voz enfrentándose con el mismísimo presidente de Estados Unidos, Donald Trump: "Soy una protesta andante", llegó a decir la jugadora.


En 2016 Rapinoe comenzó sus protestas raciales por las políticas adoptadas por Trump y se convirtió en la primera jugadora blanca en arrodillarse mientras sonaba el himno nacional. Un gesto que ya habían realizado varios deportistas en Estados Unidos como protesta por la brutalidad policial contras las personas afroamericanas. Tras las normas impuestas por la federación estadounidense, Rapinoe se ha visto obligada a no arrodillarse pero su protesta continúa y opta por no cantar el himno nacional, algo que Trump calificó como irrespetuoso.


"Cuando me pongo de rodillas, estoy frente a la bandera con todo mi cuerpo, mirando directamente al corazón del mayor símbolo de libertad del país, debido a que creo que es mi responsabilidad (tanto como la de ustedes), asegurarme de que todos puedan disfrutar de la libertad en este país", publicó la jugadora.

Image by Estefanía Ramos

Esta semana le preguntaron si visitaría la Casa Blanca en caso de que Donald Trump invitase al equipo si ganaban el Mundial y sus declaraciones dieron la vuelta al mundo: "No pisaría la jodida casa blanca".


Unas palabras frente a las que Trump no se quedó callado: "Megan nunca debe faltarle el respeto a nuestro país, la Casa Blanca o nuestra bandera, especialmente porque se ha hecho mucho por ella y por el equipo. Siéntete orgullosa de la bandera que llevas. Y primero debes ganar antes de hablar", escribió en su cuenta de Twitter.

FRANCK FIFE/GettyImages

En el partido ante Francia, la jugadora no portó el brazalete de capitana, quizá este cruce de declaraciones tuvo algo que ver pero Rapinoe no calló: "Es obvio que para ganar hay que tener gays en el equipo. Eso siempre fue así. Es ciencia, está comprobado", dijo al finalizar el encuentro.


Rapinoe es todo un referente y ha recibido el apoyo de compañeras de selección como Alex Morgan y Krieger. Su lucha continúa dentro y fuera del terreno de juego por erradicar la discriminación y nada ni nadie le hará callar.


¡No te olvides de seguirnos también en nuestra cuenta de Instagram, @90min_es!

You May Like

HOLE YARDS PAR R1 R2 R3 R4
OUT
HOLE YARDS PAR R1 R2 R3 R4
IN
Eagle (-2)
Birdie (-1)
Bogey (+1)
Double Bogey (+2)